4 ámbitos para avanzar y no morir en el intento

En primer lugar, me gustaría que no leyéramos esta aportación sin tener en cuenta la vivencia todo el dramatismo de pérdidas de vidas humanas, de desolación de los familiares que no pueden despedirse de sus seres queridos, y de las dudas que a veces nos atenazan sobre la competencia de los gobiernos y los organismos supranacionales, para hacer una verdadera coalición que nos ayudara a superar esta crisis, y las que vendrán. No debemos olvidar todo esto.

Pero también tenemos indicios de esperanza. En educación, está siendo un tiempo de vivencia de muchas experiencias, que también se están reflejando en muchas reflexiones, estudios sobre el terreno, evidencias y aportaciones para un tiempo de interpelación que está siendo muy creativo. No debemos desaprovecharlo ni olvidarlo.

Mis amigos Xavier Aragay y Jonquera Arnó nos proponen una interesante alternativa, como es escribir nuestro “cuaderno de vida”, o sea una libreta para la vida que estamos experimentando y que nos ayude a ir asimilando todos los aprendizajes que estamos teniendo, en una situación que no habíamos pretendido.

Voy a destacar algunas observaciones generales y dar referencias a reflexiones, propuestas, estudios y comentarios que han ido apareciendo en los últimos quince días.

1- Excepcionalidad de la situación y capacidad de respuesta. Empecemos por admitir la excepcionalidad del momento, recojamos evidencias, y vayamos acordando cuáles son nuestras prioridades, y a qué estamos dispuestos a renunciar.

 La UNESCO ha lanzado una gran coalición por la educación y nos hace conscientes de esta excepcionalidad y gravedad del momento. Más de 1.500 millones de niñ@s y jóvenes no pueden asistir a la escuela, lo que supone más el 90% de la población estudiantil del mundo.

En un artículo muy interesante de The Guardian, podemos tomar conciencia de la globalidad de los retos que estamos enfrentando, pero también de la oportunidad de profundizar en reflexiones sobre el cambio de paradigma en el que estamos inmersos.

2 – Estamos ante el espejo de lo que hemos sido capaces de evolucionar como equipo, como centro, como red… en los últimos años. Los centros educativos y redes que ya venían aprendiendo a trabajar de otra manera, por ejemplo, por ámbitos de aprendizaje, competencias y aplicando tecnologías en coherencia con los objetivos de aprendizaje, han sido mucho más capaces de responder a esta sobrevenida situación.

La inspiración va a venir de nuestra capacidad de aprender de lo que está ocurriendo. Y de que reservemos tiempo para compartir y cohesionar miradas.

Estamos viendo cómo se aplican por la vía de urgencia algunas respuestas a los cambios de paradigma, pero… debemos hacer metaprendizaje de todo esto si no queremos entrar en situaciones erráticas. Estos días, muchos expertos han insistido en que no podemos pretender hacer on line lo mismo que hacemos presencialmente. Me ha interesado especialmente una interesante publicación de Hodges, Moore, Lockee, Trust y Bond en la revista EduCase Review sobre la diferencia entre “Emergency remote teaching” y “on line learning”

3 – Esforzarnos en centrarnos en lo esencial y saber entender el significado que tiene en nuestr@s alumn@s y familias la excepcionalidad del momento. Debemos plantearnos nuestra labor docente de estas semanas desde una perspectiva diferente y con maneras y metodologías distintas. Creo que , en primer lugar, pensando en la prioridad de la salud y de las relaciones personales en las casas.

Metodológicamente, no creo que debamos seguir la programación oficial como si nada hubiera pasado. Es tiempo de invitar a l@s alumn@s a que sean exploradores de ideas, a qué puedan compartir lecturas entre ellos, también a proponerles trabajar por proyectos, que tengan relación con lo que están viviendo. Quizás algunos estudiantes no hagan algunas cosas, pero encontrarán formas diferentes de hacerlo, de una manera que antes nunca lo habían hecho. Abramos la oportunidad a hacer cosas que les motiven, en la línea que muchas escuelas ya estaban experimentando, enfatizando el interés y la motivación especial por algunas temáticas.

Y creo que no debemos obsesionarnos por el control de todo lo que hacen, sino aprovechar más la inspiración, creatividad y el aprender entre iguales. Más que muchos recursos en webs, y un aluvión de apps, necesitamos coherencia en el propósito de las experiencias que deseamos que vivan l@s estudiantes. Ahora más que nunca atención al contexto, y lucha contra la desigualdad. Los deberes que se cargan sobre la espalda de las familias no son la respuesta.

Os ofrezco la interesante aportación de Angel Fidalgo, de la Universidad Politécnica de Madrid, para facilitar el seguimiento del compromiso y participación del alumnado, basado en la confianza y en la motivación.

4 – Una evaluación diferente. Y pensarla en equipo. Son momentos para trabajar mucho más en equipo, y pensando en la situación especial de alumn@s y familias. Y también intentando darnos mucho apoyo como profesores. Aprovechemos la mejor consideración de la colaboración y apostemos por la participación profesional.

Os aconsejo la publicación de Moore, Lockee y Burton, “Measuring Success: Evaluation Strategies for Distance Education,” EDUCAUSE Quarterly 25, no. 1 (2002): 20–26.

Y como última aportación, la guinda del pastel, es aprovechar la extraordinaria productividad de Fernando Trujillo, que en un tweet difunde un estudio del MIT sobre cómo abordar la evaluación en estos momentos, y además de ofrecernos una síntesis magnífica en un hilo bien construido. Os facilito tanto su tweet como el estudio del MIT.

Y para acabar, los deseos de muchos ánimos y la convicción de que podemos confiar en el compromiso de muchísimos educadores de todo el mundo para que esto salga adelante.

Publicado por Pepe Menéndez

Soy Pepe Menéndez. Comunicador y consultor en procesos de transformación profunda de la educación. He formado parte del equipo directivo de Jesuïtes Educació, que imaginó, diseñó y desarrolló el proyecto de transformación educativa "Horitzó 2020". Nací en Barcelona el 21 de agosto de 1956. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (1982). Trabajo en educación desde 1981. He enseñado en todas las etapas educativas de la Secundaria y de la Formación Profesional. Convencido que el liderazgo para el aprendizaje y la transformación social puede dar mejores oportunidades a alumn@s y profesor@s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: