La Nueva Educación en Chile

Acabo de volver de Chile, invitado para aportar mi experiencia y visión de la transformación educativa a diferentes instituciones, en un formato muy sugerente titulado Nueva Educación en Chile. Para Nuevas Oportunidades.

El seminario ha sido organizado por la Fundación SM, el Instituto Relacional de Chile, la Fundación Hogar de Cristo y SEPADE. Han sido diferentes actividades que me han llevado a Santiago de Chile, Concepción, Linares, y también a conocer el magnífico proyecto de Los Pellines, una propuesta de “Educación Para la Conservación del Planeta”, de la que escribiré en otra ocasión con mayor detenimiento.

Me propongo ir compartiendo en este blog la experiencia y aprendizajes de este viaje respecto a la visión de la “Nueva Educación”, como se reconocen en Chile a diversas instituciones, que están impulsando una auténtica transformación educativa en entornos vulnerables.

En este primer comentario, me centraré en la iniciativa de SEPADE y, en concreto en el caso del CEA Los Mayos.

El Centro Educacional Agroalimentario Los Mayos está situado a unos 150 km. al sur de Santiago en la sexta región, en un entorno de una gran belleza natural. Lo que ahora me interesa es mostrar su caso como un modelo de gestión del cambio en educación.

Estimulados por los malos resultados acumulados en años y por el abandono prematuro, así como por un clima interno de malestar, agresivo y de malas relaciones entre alumnos y educadores, el “directorio” (gobierno de la red de centros) se propuso un cambio de directivos, que dieran una vuelta al proyecto.

La primera reacción fue focalizar las ilusiones del cambio a partir de un diagnósticoque agrupara consensos en la comunidad educativa, para posteriormente formular el sueño de la nueva educaciónque querían conseguir.

Se trataba de creer que era posible alejarse de los malos resultadosy de luchar contra la baja consideración de las capacidades de los alumnos, que tenían atrapadas las expectativas del profesorado.

El sueño se relacionó con el contexto del centro y con la misión, y comenzó con un vídeo artesanal

 elaborado por los propios alumnos, que se podría resumir en la voluntad de “Nunca más…”. Impacta escuchar de sus propias voces y ver reflejados en sus rostros deseos como:

-“Nunca más quiero ver en sus caras que no son felices en este lugar”

-“Nunca más quiero sentir que los profesores vienen a hacernos clases por obligación”

-“Nunca más quiero que, cuando digan mi nombre, no sepan quien soy”

-“Nunca más quiero sentirme avergonzado por mi forma de hablar o por cómo me expreso”

– “Nunca más quiero oír que no nos exigen porque no somos capaces “

-O el rechazo a sentir que la universidad es la única salida digna o que estudiar agroalimentación no me da futuro, así como otras expresiones que sintetizan con crudeza la exclusión que provoca una manera de entender la educación en muchos lugares del mundo.

Esta expresión de rebelión produjo un extraordinario impacto en la comunidad. Muchos de los profesoresse sintieron profundamente molestosy acusaron a la dirección de haber planificado y manipulado a los alumnos. Pero la mayoría de la comunidad y del entorno se sintieron conmovidos por la llamada de urgencia.

La dirección no se amilanó y quiso construir desde esos sentimientos que removían a alumnos y profesores. Algunos de estos últimos se marcharon, y otros sintieron en su cabeza el “clic” de la transformación personal. Y se sintieron llamados a participar en el gran proceso de cambio que se impulsaba.

Todos aprendieron haciendo. Se propusieron cosas diferentes para lograr resultados diferentes. La dirección animó el diseño de pequeños proyectos piloto que integraran áreas de conocimiento, hicieran trabajar juntos a los profesores en la articulación del currículum con objetivos claros de aprendizaje, que pusieran a los alumnos en el centro de la actividad. Los alumnos vieron a sus profesores trabajar y aprender juntos. Desde la seguridad que fueron adquiriendo, subieron las expectativas de los resultados de forma automática.

La dirección organizó el acompañamiento de los docentes, pero la mayor parte de las iniciativas se formulaban en forma de retos, que había que afrontar o ir a buscar. Era importante que las propuestas comportaran moverse de las propias zonas de seguridad y que los profesores buscaran la conexión de los alumnos con la escuela.

Todas las relaciones internas comenzaron a cambiar. La convivencia, el reconocimiento de pertenencia y el respeto fueron emergiendo como valores puestos en práctica, y no como meras declaraciones retóricas.

Era una participaciónque comportaba escuchar, analizar, hacerse nuevas preguntas. Se imaginaron como un itinerario, que fuera el viaje de toda la comunidad hacia un futuro deseado, que se plasmara en el 4º grado (final de la etapa obligatoria). Y así se fue formulando el relato de la comunidad, a base de escoger, de implicar al entorno, de crear nuevos contextos, al tiempo que se creaba un nuevo lenguaje y unos nuevos símbolos, que expresaran el cambio.

Se fue haciendo visible todo el armazón de sueños, deseos, rabia contenida, rebeldía frente al fracaso y cambio de actitudes. Y se impulsaron muchos espacios de metaprendizaje, porque la reflexión y conciencia de lo que pasa nos hace más fuertes y certeros en el proceso de avanzar.

Y comenzaron a celebrarse los logros,mostrando los aprendizajes a la comunidad y ofreciendo a otros humildemente lo conseguido, porque todos queremos hacer bien las cosas.

Solo puedo decir que viendo y escuchando el relato del proceso, se podría oír el eco de Ronald Heifetz, de Peter Senge, de Otto Scharmer, de  Howard Gardner o de la estela de metodologías Montessori o de ABP. No importa tanto que los identifiquemos, como que seamos capaces de comprender que se aprende haciendo, con valentía, liderazgo pedagógico y el compromiso de toda la comunidad.

Publicado por Pepe Menéndez

Soy Pepe Menéndez. Comunicador y consultor en procesos de transformación profunda de la educación. He formado parte del equipo directivo de Jesuïtes Educació, que imaginó, diseñó y desarrolló el proyecto de transformación educativa "Horitzó 2020". Nací en Barcelona el 21 de agosto de 1956. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (1982). Trabajo en educación desde 1981. He enseñado en todas las etapas educativas de la Secundaria y de la Formación Profesional. Convencido que el liderazgo para el aprendizaje y la transformación social puede dar mejores oportunidades a alumn@s y profesor@s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: